Mejorar el cepillado de los más pequeños

onda Zabalegui ortodoncia

Que los más pequeños de la casa se laven los dientes todos los días es muchas veces una guerra, por no hablar de intentar que lo hagan de manera correcta.

Es muy importante que desde muy pequeños adquieran buenos hábitos en la higiene dental.

Nunca es demasiado temprano para empezar. A los dos años, cuando el niño ya tiene la mayoría de las piezas dentales, es bueno que aprenda a usar el cepillo de dientes y más o menos a los 3 dominará la técnica. Aunque al principio necesitarán nuestra ayuda, poco a poco irán adquiriendo independencia.

Con este truco divertido y que puede convertirse en un juego le ayudarás a mejorar su higiene.

Reveladores de placa bacteriana

Muy poca gente conoce este tipo de producto, unas pastillas o enjuague con una innovadora fórmula que colorea la película transparente de bacterias que se forma alrededor de los dientes, conocida como biofilm oral, para localizarla con mayor facilidad y favorecer, de este modo, su eliminación.

Este tipo de producto está especialmente indicado para portadores de ortodoncia y niños. Es un producto muy efectivo que detecta la acumulación de biofilm oral y controla que se realice un correcto cepillado para evitar caries y enfermedades periodontales.

Cómo utilizarlo.

La finalidad es eliminar las partes coloreadas de los dientes, algo que va a llevar un tiempo. Lo ideal es hacerlo por la noche después de cenar. ¡Empezamos!

  • Dejamos primero que el niño se cepille los dientes antes de usar la pastilla lo mejor que sepa, no tiene sentido que lo haga después de tomar la pastilla, porque de esa manera se le quedará toda la boca de color y no sabrá exactamente donde se deja restos de comida o en que zonas tiene que esmerarse más a la hora de limpiar.
  • Una vez se ha cepillado los dientes él solo, le damos la pastilla y le pedimos que la chupe y mastique (No tragar, aunque no es peligrosa si el niño lo hace), tiene sabor dulzón y generará mucha saliva. A modo de juego le indicamos que se pase la lengua por delante de los dientes inferiores y superiores y podrás ver como se quedan teñidas las zonas donde no se ha cepillado bien.A partir de ahí dejaremos que el niño se mire al espejo. Es su turno de coger el cepillo y ver donde se ha dejado los restos de comida. El color se eliminará después del cepillado si lo hace de manera correcta.
  • Es recomendable mantener esta rutina durante varios días (10-15) que el niño adopte el hábito para ver donde realmente se le queda la placa. Observaréis que siempre se quedan coloreadas las mismas zonas, no es habitual que tenga zonas distintas cada vez que lo use. Esto le ayudará a darse cuenta de donde tiene que esmerarse en el cepillado. Será una satisfacción para él cuando vea que poco a poco se le van quedando menos zonas teñidas.
  • Después de los 15 días iniciales es recomendable repetir esta rutina una o dos veces al año para que el niño siga teniendo un refuerzo positivo, y recordarle dónde se deja la comida habitualmente.

Existen muchas marcas diferentes, formato líquido (enjuague) o pastillas. Nosotros recomendamos las pastillas ya el líquido si se derrama es muy difícil de limpiar. Escoged la marca que queráis. La idea es que el niño se cepille lo mejor que pueda y mejore su técnica de cepillado, que es muy importante para tener una buena higiene bucodental .