Los peligros de la Dieta blanda

onda Zabalegui ortodoncia

El desarrollo del aparato masticatorio de la población infantil está en peligro. Y el único antídoto conocido es evitar una dieta exclusivamente blanda y realizar una correcta masticación. Hay que procurar que nuestros hijos tomen alimentos que requieran un esfuerzo masticatorio.

Entendemos como “La Enfermedad de la Evolución del Aparato Masticatorio Humano” al resultado de los cambios evolutivos en nuestro aparato masticatorio, dando lugar a la disminución de su volumen y de su desarrollo óseo y muscular.

A parte de otras causas, una de las más importantes es lo que conocemos cómo dieta civilizada o “Dieta Blanda”: la masticación ahora es menos “salvaje”, ahora ingerimos alimentos más blandos que apenas necesitan de esfuerzo masticatorio, lo que hace que nuestras mandíbulas se debiliten. Seguimos teniendo el mismo número de dientes, pero ha disminuido el volumen de los mismos, la distancia entre los caninos y la longitud posteroanterior de las arcadas. Es un problema de espacio.

En otras palabras la enfermedad de la evolución del aparato masticatorio provoca principalmente la pérdida el espacio necesario para el correcto desarrollo morfológico y la funcionalidad masticatoria.

Al disminuir el volumen y la fuerza del aparato masticatorio a causa de la dieta blanda excesiva que tomamos desde pequeños, se pierde el espacio necesario para que los dientes se desarrollen correctamente y que su funcionalidad sea óptima.

Esta enfermedad fue comunicada por primera vez por el Dr. J.Larena-Avellaneda Mesa en noviembre de 2013 en el 51 Congreso Internacional del CIRNO*.

Son muchos los síntomas derivados de esta enfermad, como migrañas, dolores musculares, pitidos en el oído y un lista muy larga de dolencias. Los pacientes no suelen relacionar sus síntomas con el aparato masticatorio y es ahí dónde hay que actuar.

Entre las posibles soluciones están los tratamientos maxilofaciales, entre los que se incluye la ortodoncia.

Pero lo más importante es cuidar nuestros hábitos y evitar en excesivo la dieta blanda ya que le mejor tratamiento posible es siempre la prevención.