Corregir el apiñamiento dental

El apiñamiento dental es muy común en personas de todas las edades. Aunque es más común en niños, también se puede ver en adultos, alterando completamente la estética de la boca al alterar la posición de los dientes. Además de afectar a la estética, también pueden afectar a la salud bucodental y dificultar acciones como la masticación.

¿Qué es el apiñamiento de dientes?

El apiñamiento consiste en una posición alterada de los dientes. Básicamente es tener los dientes amontonados o los dientes superpuestos unos con otros, es decir, mal colocados y torcidos entre sí al no haber espacio suficiente.

Causas del apiñamiento dental

La causa principal es la falta de espacio, ya que los dientes no tienen sitio para colocarse de forma normal y se apiñan los unos con los otros. La falta de espacio puede estar causada por una mandíbula o un maxilar demasiado estrechos y también por un paladar ojival estrecho.

Corregir el apiñamiento dental

Tipos de apiñamiento

Hay varias clases de apiñamiento dependiendo de la causa y de la gravedad de la situación. Algunos son más graves que otros, otros son inevitables y otros pueden prevenirse con buenos hábitos.

Apiñamiento dental según la causa

Según la causa se pueden encontrar apiñamientos primarios, secundarios y terciarios. Una persona puede tener varias clases de apiñamiento al mismo tiempo.

Apiñamiento primario

En el caso de que haya surgido por un tema genético, hablamos de uno de tipo primario. En este caso, es simplemente herencia genética debido a los antecedentes familiares.

Apiñamiento dental secundario

El secundario ocurre debido a malos hábitos durante la primera etapa de vida. Generalmente ocurre por chuparse el dedo y usar chupete durante mucho tiempo, provocando que las piezas dentales no crezcan correctamente.

También ocurre cuando los dientes de leche o temporales se caen antes de tiempo, provocando que se modifique la posición de los dientes de alrededor. Eso hace que los dientes definitivos se queden sin espacio para crecer.

Esta es la única causa que se puede prevenir con la ayuda de los padres, vigilando el desarrollo de sus dientes. Se debe quitar el biberón cuanto antes, reducir el chupete y evitar que el niño se chupe el dedo pulgar.

Apiñamiento terciario

El terciario ocurre ya prácticamente en la edad adulta, generalmente cuando salen las muelas del juicio. Al no tener suficiente espacio, pueden quedar retenidas dentro de la encía o salir de lado, siendo necesaria una extracción de las mismas.

Apiñamiento dental según el grado

Además de buscar la causa, también hay que vigilar cuál es el grado, es decir, la gravedad de la situación. Puede ser leve, moderado o severo.

Leve

El leve ocurre cuando el espacio que falta es reducido, generalmente menos de 3 milímetros.

Apiñamiento dental moderado

Cuando faltan entre 3 y 5 milímetros de espacio que falta en la arcada, estamos hablando ya de uno moderado.

Severo

Si se superan los 6 milímetros de espacio faltante, ya hablamos de un caso severo.

Consecuencias del apiñamiento dental

La primera consecuencia es estética, ya que es algo que afecta a la simetría del rostro y a la calidad de la sonrisa. Una mala sonrisa podría afectar a la autoestima del paciente, especialmente en la infancia.

También se genera un problema de oclusión al no encajar las piezas, algo que también afecta en la estética en el largo plazo. Los problemas de oclusión también dificultan la masticación y crean tensiones en la articulación.

Eso sí, lo más grave es que dificulta la limpieza, sin dejarte llegar a todos los espacios, incluso con hilo dental. Eso favorece la aparición de caries, gingivitis y periodontitis, enfermedades que podrían derivar en pérdida de piezas dentales si no se tratan. También se desgastará el esmalte dentario si se prolonga a lo largo del tiempo.

Tratamiento

El tratamiento para corregir el apiñamiento dental suele ser el tratamiento de ortodoncia para colocar los dientes. Eso sí, el tratamiento será completamente diferente según el grado, la causa y la edad del paciente.

Por ejemplo, en niños es más sencillo, ya que todavía se pueden cambiar los huesos de la boca. Una ortodoncia interceptiva solucionará el paladar estrecho y enderezará las estructuras óseas. Después de eso, todavía podría ser necesaria una ortodoncia correctiva para un mejor resultado.

En adultos se usan directamente tratamientos de ortodoncia, recurriendo a sistemas como los Brackets de metal, transparentes o Invisaling. Eso sí, a veces hay que hacer otras prácticas para corregirlo, como extraer dientes (las muelas del juicio en un apiñamiento terciario) o el stripping dental. La última técnica consiste en pulir los dientes, reduciendo su anchura para tener un mayor espacio interdental y poder colocar la ortodoncia.

En cualquier caso, se debería visitar al ortodoncista en cuanto se observe el problema, ya que será más fácil de corregir cuanto antes se detecte. Además, recuerda que en la infancia es más sencillo de solucionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment